Chapter 37: Poor but champions!!!

Spain is an amazing team. The players are incredible. They have done something historic, memorable, unforgettable. They have won the last three championships: Eurocup, World Cup and Eurocup again. And the best thing that they have done is to do the Spanish people happy for a moment, for a few days. We have forgotten the crisis and another problems. But football is football and the life must go on.

Ayer pude comprobar la cantidad de españoles que hay en Londres y lo pequeña que es esta ciudad a veces. Me encontré a muchos conocidos entre la marea roja que había por el centro. Picadilly Circus fue el epicentro de las celebraciones. La gente estaba eufórica, desatada, necesitada de una alegría como esta para olvidar los problemas, aunque sólo sea por un momento.

Recuerdo que viví la Eurocopa de hace cuatro años con la euforia propia de tener hambre de títulos. Recorriendo las calles de Madrid como si no hubiera un mañana. La celebración del Mundial fue diferente porque me pilló currando (¡qué tiempos aquellos en que en España había trabajo!). Cuando salimos de la redacción, a altas horas de la madrugada, un compañero de trabajo y yo apenas pudimos recoger los últimos coletazos de una colosal celebración.

Pero la fiesta de anoche fue diferente. Cuando estás fuera de tu país las emociones son mayores. Y por eso la celebración de ayer es la que más me ha llegado. Ver centenares de compatriotas festejar la victoria de su país, haciendo de Londres una pequeña colonia española, es algo que no tiene precio. Aunque haya gente que diga que España no tiene nada que celebrar con la que está cayendo (y razón no le falta), una alegría como esta sirve de desahogo. Es el grito de “SOMOS POBRES, PERO CAMPEONES” que escuché ayer por Trafalgar Square. Paradojas de la vida, el lugar que conmemora la mayor derrota española de la historia, fue una de las plazas elegidas para celebrar la victoria de la selección española en la Eurocopa 2012.

En cuanto a fútbol y otros deportes se refiere, nos hemos acostumbrado a ganar. Y eso resulta extraño para tantas generaciones que hemos visto perder a España una y otra vez. Ahora no. Ahora gana jugando mejor o peor. Ahora le acompaña la suerte del campeón. La suerte que nos falta en otros aspectos más importantes de la vida. Ojalá la clase política supiera recoger los valores de solidaridad y trabajo en equipo que transmite la selección. Mientras tanto, siempre nos quedará el fútbol. Aunque el fútbol no es más que fútbol.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s